lunes, 26 de octubre de 2020

"El hombrecito de la lluvia" de Gianni Rodari

 "El hombrecito de la lluvia" de Gianni Rodari - Ilustración de Nicoletta Costa

Yo conozco al hombrecito de la lluvia. 

Es un hombrecito ligero, ligero, que vive en las nubes.

Salta de una nube a otra sin hundir el suelo suave y vaporoso.

Las nubes tienen muchos grifos. Cuando el hombrecito abre los grifos, las nubes dejan caer el agua sobre la tierra.

Cuando el hombrecito cierra los grifos, la lluvia cesa. Tiene mucho trabajo el hombrecito de la lluvia, siempre abriendo y cerrando los grifos. Y a veces se cansa.

Cuando está agotado, se tira sobre una nube y se adormece. Duerme, duerme, duerme. Mientras, como ha dejado todos los grifos abiertos, sigue lloviendo sin parar.

Es una suerte que un trueno más fuerte que los demás lo despierte. El hombrecito se levanta de un salto y exclama: "–¡Pobre de mí, cuánto tiempo llevo dormido!"

Mira hacia abajo y ve los pueblos, las montañas y los campos grises y tristes bajo el agua que sigue cayendo.

Entonces comienza a saltar de una nube a otra, cerrando deprisa todos los grifos.

Así, la lluvia cesa, el viento empuja a las nubes, que, al moverse, acunan dulcemente al hombrecito de la lluvia y éste se duerme de nuevo.

Cuando se despierta, exclama: "–¡Pobre de mí, cuánto tiempo llevo dormido!" Mira hacia abajo y ve la tierra seca y agrietada, sin una gota de agua.

Entonces va y viene por el cielo para abrir todos los grifos. ¡Siempre la misma historia!



























miércoles, 21 de octubre de 2020

"Ver llover" de Germán Machado

Titulo: Ver llover
Autor: Machado, Germán 
Ilustrador: Iglesia, Fernando de la
Editor: Buenos Aires : Calibroscopio, 2013
Colección: Líneas de arena
Temas: Literatura Uruguaya; Literatura infantil; Poesía infantil

"¿Qué color tiene el aire
y el agua
y los soplidos del viento
en una tarde de lluvia?

Miras la calle y ves los gatos
refugiándose debajo de los coches,
cubriéndose del frío y la llovizna.

Dependen de tus ojos
los colores.

Y cuando estás quieto
y te mojas
y una brisa te roza la cara
mientras dices:
rojo, azul, amarillo,
gatos, coches, llovizna…
las palabras te prestan los colores que faltan
en el aire, en el agua, en la calle,
en tus ojos oscuros,
sorprendidos"

lunes, 5 de octubre de 2020

"PIU PIRIPIÚ" de María Elena Walsh

 "PIU PIRIPIÚ" de María Elena Walsh

La mamá de Felipito Tacatún lo mandó a comprar media docena de huevos.

—“Media docenas de huevos...” repetía Felipito por el camino, para no olvidarse.

Porque era tan distraído que a lo mejor se le ocurría comprar un tarro de moscas, o una escoba o media docena de nubes.

Y le retumbaba en los oídos las palabras de su mamá:

—Cuidado, que los huevos están muy caros. A no tropezar y romperlos.

Felipito compró los huevos y salió del almacén caminando despacito, casi sin respirar y mirándose las zapatillas, bizco de preocupación.

En eso se oyó desde una rama:

“¡ Pi piripí!”

Felipito alzó los ojos para mirar al pájaro que cantaba tan bien cuando ¡zápate! Tropezó, se cayó,  y los huevos se hicieron añicos.

Allí nomás se sentó Felipe en el cordón de la vereda a llorar desconsoladamente.

El pajarito, al ver el zafarrancho, se descolgó enseguida de la rama y también se sentó en el cordón de la vereda, diciendo:

“¡Piu piripiú!”

Filipito, triste y preocupado, le dijo:

—Ssh, no cantes.

—No estoy cantando, le dijo el pajarito, te estoy ayudando a llorar.

—Bah, ¿Qué diferencia hay entre tu canto y tu llanto?

—Mucha, le contestó el pajarito, ¿no oíste que antes decía “pi piripí” y ahora digo “piu piripiú”, que en idioma de pajarito quiere decir: “¡Qué desgracia!”

—Sí, contestó Felipe, pero con piu piripiú no vamos a remendar estos huevos rotos, y mi mamá me va a dar una buena paliza.

—Vamos a ver, vamos a píripi ver, le contestó el pajarito. Yo entiendo bastante de éste asunto... Hace mucho, para nacer, yo tuve que romper un huevo con el pico, y romper un huevo desde adentro es mucho más difícil que remendar uno desde afuera, como todo el mundo sabe.

—¿ y cómo vas a hacer algo tan difícil?, le contestó Felipe sin ninguna esperanza.

—Probemos, dijo el pajarito, vamos a ver, vamos a píripi ver.

El pajarito voló  hasta su nido, revolvió entre sus cachivaches y sus juguetes viejos y volvió trayendo un carretel de hilo de telaraña, una aguja, un poquito de baba del diablo y una pizquita de leche de higo.

Entre los dos volvieron a llenar, como pudieron, las cáscaras con sus claras y sus yemas.

—Pero, decía Felipito, estas yemas están sucias de barro.

—Ssh, le contestaba el pajarito, que muy apurado cocía las cáscaras con la telaraña, luego pegoteaba las grietas con leche de higo y reforzaba todo con baba del diablo.

Pronto estuvieron en fila los seis huevos, un poquitos sucios y remendados, pero huevos al fin.

—Gracias, pajarito, gritó Felipe muy contento.

Y el pajarito le contestó mientras volví volando a su nido:

“¡Pi piripí!”

Felipito llegó a su casa, la mamá el paquete, vio muy asombrada los huevos remendados, miró de reojo a su hijo y murmuró:

- Hum.

Los partió y vio muy enojada las claras y las yemas revueltas y sucias de barro, pelusa, piedritas, y leche de higo.

—¡Otra vez tropezaste! ¿ no te dije que no tenía dinero para comprar más huevos? ¿ Mereces una buena paliza por distraído, boquiabierta y tropezador! ¿ Ahora no tenemos qué comer!

Y le dio una buena paliza y lo mandó a la cama.

Felipito se tiró en su cama y, restregándose la cola dolorida, se puso a llorar y llorar y réquete llorar.

En eso oyó una vocecita que decía:

“¡Piu piripiú!”

Felipe se levantó, fue hasta la ventana y vio que allí, en una rama, estaba su pajarito ayudándolo a llorar otra vez.

—Ya estoy enterado, le dijo el pajarito, te retaron, te pegaron... lloremos, Felipe: ¡Piu piripiú, piu piripiuuuuuu!

Felipe iba a llorar otra vez, pero... miró bien al pajarito y dijo:

— No, no hace falta llorar más.

—¿Cómo no va a hacer falta, en medio de tantas desgracias?, le contestó el pajarito asombrado. Si que hace falta: ¡¡¡pipiú,  piripiú, piupiripiuuuuuu!!!

—Pero te digo que no, lo interrumpió Felipe, qué me importan los retos y las palizas, si hoy he encontrado un amigo como tú... No quiero que llores, quiero que cantes, porque es tan lindo oírte cantar y ser tu amigo que me olvido de todas mis desgracias.

Y el pajarito, luego de pensar un rato, le contestó:

—Tienes razón, cantemos.

Y los dos juntos cantaron:

—¡Pi piripí!


Y verdolín verdolaga,

este cuento así se acaba.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Libro recomendado de la Biblioteca: ¿Has visto?


Titulo: ¿Has visto?
Autor e ilustrador: Istvansch 
Editor: Buenos Aires: Del Eclipse, 2014
Temas: LITERATURA ARGENTINA; LITERATURA INFANTIL; LIBROS ALBUM; CUENTOS INFANTILES; 

Reseña:
Con sugerentes situaciones, el autor invita a los niños a entrar en las realidades que cada uno de los colores de las páginas propone. ¿Sabías que sobre el fondo blanco de una página totalmente blanca puedes encontrar a un oso polar dibujando sobre un papel a un osito que juega en la nieve?, si miras con atención, podrás distinguir al fondo un enorme iceberg, ¿has visto qué bella imagen? Los mediadores de la lectura podrán maravillar a los niños pequeños con este entretenido ejercicio para la imaginación. Es sin duda una excelente herramienta de fomento lector.

martes, 15 de septiembre de 2020

"Baguala de Juan Poquito" de María Elena Walsh

"Baguala de Juan Poquito" 

de María Elena Walsh


Me parece que hay un Grillo

en la noche tucumana

que no canta con el pico

pero llora con las alas.


Juan Poquito se lamenta

que su novia la Chicharra

de repente y sin aviso

se le ha ido para Salta.


Yo lo escucho,

Juan Poquito

canta mucho.


La Chicharra se le ha ido

pero no por ser ingrata,

se le fue porque tenía

su casita en una chala.


Hace nada más que un rato

al pasar un tren de carga

se llevó todos los choclos

con casita y con Chicharra.


La Chicharra está llorando

locamente achicharrada

cuando escucha a Juan Poquito

que tristísimo la llama.


Se casaron enseguida

Juan Poquito y la Chicharra,

a la vuelta de un carozo

entre Tucumán y Salta.


Yo lo escucho,

Juan Poquito

canta mucho.

lunes, 14 de septiembre de 2020

13 de Septiembre: "Día del Bibliotecario"

"La biblioteca es un lugar que nos facilita el sentimiento de pertenencia. En muchos países, gente sin techo, exiliada, emigrante va a las bibliotecas, no sólo porque hay calefacción, sino porque hay algo que va más allá. Se trata del lugar de los libros, y los libros tienen que ver con el hogar."

Michèle Petit

viernes, 11 de septiembre de 2020

"Discurso del Oso" de Julio Cortázar

"Discurso del Oso" de Julio Cortázar

Soy el oso de las cañerías de la casa, subo por los caños en las horas de silencio, los tubos de agua caliente, de la calefacción, del aire fresco, voy por los tubos de departamento en departamento y soy el oso que va por las cañerías.

Creo que me estiman porque mi pelo mantiene limpios los conductos, incesantemente corro por los tubos y nada me gusta más que pasar de piso en piso resbalando por los caños.

A veces saco una pata por la canilla y la muchacha del tercero grita que se ha quemado, o gruño a la altura del horno del segundo y la cocinera Guillermina se queja de que el aire tira mal.

De noche ando callado y es cuando más ligero ando, me asomo al techo por la chimenea para ver si la luna baila arriba, y me dejo resbalar como el viento hasta las calderas del sótano.

Y en verano nado de noche en la cisterna picoteada de estrellas, me lavo la cara primero con una mano, después con la otra, después con las dos juntas, y eso me produce una grandísima alegría.

Entonces resbalo por todos los caños de la casa, gruñendo contento, y los matrimonios se agitan en sus camas y deploran la instalación de las tuberías.

Algunos encienden la luz y escriben un papelito para acordarse de protestar cuando vean al portero.

Yo busco la canilla que siempre queda abierta en algún piso; por allí saco la nariz y miro la oscuridad de las habitaciones donde viven esos seres que no pueden andar por los caños, y les tengo algo de lástima al verlos tan torpes y grandes, al oír cómo roncan y sueñan en voz alta, y están tan solos.

Cuando de mañana se lavan la cara, les acaricio las mejillas, les lamo la nariz y me voy vagamente seguro de haber hecho bien.

11 de Septiembre "Día del Maestro"