domingo, 10 de mayo de 2020

Libro recomendado de la Biblioteca - Te cuento un cuento: Donde viven los monstruos




Título: Donde viven los monstruos

Autor e ilustrador: Sendak, Maurice

Editor: Buenos Aires: Alfaguara, 2007

Tema(s): Cuento | Literatura infantil estadounidense










Resumen:
Un álbum clásico leído por millones de niños y niñas de todo el mundo. En él, un niño descubrirá el maravilloso mundo de los monstruos.
Cuando Max se pudo su disfraz de lobo le entraron unas ganas irrefrenables de hacer travesuras, pero intentar comerse a su madre fue demasiado. “!Eres un mostruo!”, le grito y evadiendo una dentellada lo mandó castigado a la cama, sin cenar. Pero ya en su cuarto notó una extraña transformación, empezó a aparecer un bosque, cada vez más tupido y agreste, y luego un océano, que navegó hasta llegar a la Tierra de los Monstruos.

Te cuento un cuento: "Donde viven los monstruos" de Maurice Sendak
La noche que Max se puso su traje de lobo y se dedicó a hacer travesuras de una clase
y de otra
su madre lo llamó “¡MONSTRUO!”
y Max le contestó “¡TE VOY A COMER!”
y lo mandaron a la cama sin cenar.
Esa misma noche nació un bosque en la habitación de Max
y creció
y creció hasta que había lianas colgando del techo
y las paredes se convirtieron en el mundo entero
y apareció un océano con un barco particular para él
y Max se marchó navegando a través del día y de la noche
entrando y saliendo por las semanas
saltándose casi un año
hasta llegar a donde viven los monstruos.
Y cuando llegó al lugar donde viven los monstruos
ellos rugieron sus rugidos terribles y crujieron sus dientes terribles
y movieron sus ojos terribles y mostraron sus garras terribles
hasta que Max dijo “¡QUIETOS!”
y los amansó con el truco mágico de mirar fijamente a los ojos amarillos
de todos ellos sin pestañear una sola vez y se asustaron
y dijeron que era el más monstruo de todos
y lo hicieron rey de todos los monstruos.
“Y ahora”, dijo Max, “¡que empiece la fiesta monstruo!”
“¡Se acabó!”, dijo Max, y envió a los monstruos a la cama sin cenar.
Y Max, el rey de todos los monstruos, se sintió solo y quería estar
donde alguien lo quisiera más que a nadie.
Entonces desde el otro lado del mundo
lo envolvió un olor de comida rica
y ya no quiso ser el rey del lugar donde viven los monstruos.
Pero los monstruos gritaron “¡Por favor no te vayas, te comeremos, te queremos tanto!”
Y Max dijo “¡No!”
Los monstruos rugieron sus rugidos terribles y crujieron sus dientes terribles
y movieron sus ojos terribles y mostraron sus garras terribles,
pero Max subió a su barco particular y les dijo adiós con la mano
y navegó de vuelta saltándose un año entrando y saliendo por las semanas
atravesando el día
hasta llegar a la noche misma de su propia habitación
donde su cena lo estaba esperando
y todavía estaba caliente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario